Skip to main content

Casi siempre que digo que soy de Mexico, lo primero que me preguntan es que por que es tan peligroso, este es uno de los principales problemas que tenemos si y es uno de los reproches que ironicamente mas nos hace Estados Unidos, pero sabes hay algo que me molesta mucho de todo esto?

Es como si yo fuera dueño de la Coca Cola y me quejara de que hay mucha gente con diabetes en el mundo. Se quejan de la violencia extrema en Mexico y del trafico de drogas, pero el origen de estos dos grandes problemas provienen del mismo lugar, es muy sencillo, para resolver el problema del trafico de drogas, tenemos que atender a los 27 millones de drogadictos que hay en Estados Unidos según su ultima encuesta, si no hay quien la compre no habra quien la venda, punto. Quieren que se acabe la violencia en Mexico? Sabes de donde provienen todas las armas de los grupos de la delincuencia organizada en Mexico? Tambien vienen de aquí, de la industria armamentista estadounidense y de esto vamos a hablar hoy.

De una operación sucia y manchada con sangre, que se mantuvo en secreto y muchos de sus archivos aun siguen siendo clasificados, se llamó  Operación Rapido y Furioso muchos ya han oido de ella, pero de lo que hoy vamos a hablar es francamente repugnante, estamos hablando de una operación que o bien fue un auténtico desastre llena de torpezas o bien fue ese el plan original que nos quieren ocultar, lo que si sabemos es que esta operación desató una ola de violencia como nunca antes se habia visto en México, con miles de victimas y solo hay dos grandes culpables: Los Gobiernos de los Estados Unidos y de Mexico.

Todo comenzó con estos dos personajes en ambos lados de la frontera.

Durante el mandato de Felipe Calderón, entre 2006 y 2011, uno de sus primeros anuncios fue la Guerra Contra el Narcotráfico, asegurando que realizaría todas las acciones posibles para combatir el crimen organizado en Mexico.

El objetivo, además de disminuir los índices delictivos en el país, era muy claro: Desmantelar por completo los temibles grupos criminales del pais.

De eso, surgió la Iniciativa Mérida, que se tradujo en un acuerdo entre Mexico y Estados Unidos para fortalecer la seguridad en ambos países.

La principal razon por la que crearon este plan fue porque Estados Unidos decia y dice ser uno de los grandes perjudicados por el trafico de drogas y la violencia de los carteles de Mexico, se quejan del fuego pero nos mandan leña.

Un año despues, el 26 de octubre del 2009 comenzó una estrategia “Secreta” para combatir el tráfico de armas entre Mexico y Estados Unidos. Este plan o estrategia que al principio parecía bien planificada por las autoridades del más alto nivel, poco tiempo después fue conocida como el “Operativo Rápido y Furioso”.

El plan fue implementado por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Drogas, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos. O, como también es conocida la AFT, por sus siglas en ingles.

Esta estrategia, consistía en introducir armas de fuego a Mexico con chip de rastreo implantados secretamente, para ser vendidas a las bandas delincuenciales, carteles y a traficantes de armas y una vez vendidas, iban a ser rastreadas y dar con las guaridas de estos criminales para atraparlos.

Estados Unidos ya tenía supuestamente identificados a varios grupos de compradores de armas que las adquirían en Estados Unidos y se las llevaban a Mexico sin mayores problemas.

La ATF de Estados Unidos le implanto chips a 2500 armas, que fueron introducidas a Mexico, gracias a estos compradores que, presuntamente, habrían mordido el anzuelo del plan secreto de Washington.

Pero, para resumir, muchos de estos delincuentes en México escanearon las armas,   descubrieron esos chips y se los quitaron, la DEA, la AFT, la Policia Federal y la Secretaria de Seguridad mexicana subestimaron a los grupos criminales de Mexico o hicieron un trabajo muy torpe o ninguna de las dos, talvez alguien les aviso, como haya sido gracias a este desastroso plan, metieron al pais mas de 2500 armas de fuego en manos de criminales a lo largo y ancho de Mexico, gracias a la ayuda de ambos gobiernos.

UN ERROR QUE COSTO VIDAS

Desde el 2009, las autoridades de Mexico y Estados Unidos le habian perdido el rastro de estas armas que supuestamente eran rastreables.

Pero en 2010 y 2011 paso algo muy ironico y triste que destapo la cloaca de toda esta operación secreta llamada Rapido y Furioso:

El primero fue en diciembre del 2010, cuando se produjo un fuerte tiroteo en Arizona, en ese enfrentamiento una de las armas que se habia vendido a los carteles mexicanos para que cobrara victimas en Mexico, termino causando un daño en Estados Unidos, con una de esas armas murió el agente fronterizo Brian Terry y durante las investigaciones, se pudo conocer que una de las armas que le quitaron la vida, pertenecía al lote de armas de la operación secreta Rapido y Furioso.

Luego en el 2011, específicamente el 15 de febrero, los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas  o ICE, Jaime Zapata y Víctor Ávila, fueron emboscados en San Luis Potosí por un Comando armado, Zapata murió y Ávila resultó gravemente herido y otra vez, el resultado de la investigación arrojó que las armas utilizadas también pertenecían a este lote y muchas personas mas murieron, pero claro, las muertes que escandalizaron a las autoridades estadounidenses no fueron la de los miles de mexicanos que fueron asesinados con esas 2,500 armas, lo que destapó la cloaca de rapido y furioso fue que esas armas sofisticadas con las que se podian derribar incluso elicopteros de la marina,  tambien estaban matando a agentes de las agencias estadounidenses.

La muerte de este ultimo agente norteamericano, fue la gota que derramo el vaso entre Mexico y Estados Unidos sobre esta operación.

Pero no fue hasta 2012, cuando se conoció que se habían cometido, al menos, 6 errores en la operación que comprometieron su éxito. Esto, según Janet Napolitano, quien era la secretaria de Seguridad Interna.

Y este escandalo estaba muy lejos de terminar. Y es que, en el 2016, la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Justicia, reconoció que la operación Rapido y Furioso fue supervisada de forma irresponsable por la ATF y que obviamente esos errores le habian costado la vida a miles de mexicanos y hasta agentes estadounidenses.

Cuando se destapó la coladera, la primer reaccion del gobierno de Mexico fue negarlo todo, desde el entonces Presidente Felipe Calderón hasta los funcionarios de la Policia Federal dijeron que no sabian nada de este operativo el mismo vocero de seguridad durante la administracion de el Presidente Felipe Calderón, dijo que no tenía conocimiento de la operación lanzada por la ATF para introducir armas a Mexico.

Pero luego de que el gobierno de México negara todo, aparecio este hombre, Julian Assange el creador de WikiLeaks

Y entre todas esas filtraciones de documentos secretos de la CIA aparecieron varios documentos en los que se confirmaba que el gobierno de Mexico si sabia de este operativo y permitieron el paso de armas al pais.

Hasta un agente de la AFT declaró en el congreso norteamericano, que la PGR Mexicana SI SABÍA de la operación Rapido y Furioso y aceptaron que dieron todas las facilidades para enviar miles de armas a los carteles mas peligrosos de México.

Pero con todas estas evidencias cinicamente los mandatarios de ambos paises en ese entonces siguen diciendo que nadie sabia nada y que ninguno de los dos lo autorizó, ni Barack Obama ni Felipe Calderon, los dos presidentes involucrados supuestamente nunca supieron ni autorizaron nada.

SE REABRE EL CASO

Este asunto ya estaba cerrado, carpetazo, nadie fue, nadie supo, de esto solo se acordaban los familiares de los miles de victimas asesinados con estas armas, pero desde el 2019, la Fiscalía General de la República (FGR) y el gobierno de mexico reabrio las investigaciones de la operación Rapido y Furioso para dar con los responsables.

Y envió una nota diplomática al gobierno del entonces presidente Donald Trump en mayo del 2020. Donde s pidio que colaboraran en las investigaciones

Y dos meses después, Washington entrego información valiosa para poder dar con el paradero de las armas introducidas al país y de todos los implicados en el caso.

LOS CULPABLES

A principios de este año, la Fiscalía General de la República  en Mexico emitió 7 órdenes de aprehensión de los presuntos responsables involucrados en esto, la mayoria criminales y mandos de primer nivel como

  • Genero García Luna, ex secretario de Seguridad Pública. (Se encuentra preso en Estados Unidos y Mexico busca su extradición).
  • Luis Cárdenas Palomino, ex comandante de la Policía Federal.

Y habia uno mas, que no habia sido localizado, pero para su muy mala suerte y mas para su victima, a principios de año atropello a una persona en un accidente de trafico y la mato y cuando llegaron las autoridades, descubrieron que era nada mas y nada menos que uno de los implicados en el operativo Rapido y Furioso al que andaban buscando Facundo Rosas, ex comisionado de la Policía Federal

Obviamente estos no son los unicos nombres, son apenas las primeras hebras de una enorme bola de estambre que involucra a altos funcionarios tanto en Estados Unidos como en Mexico.

En el 2021, Mexico interpuso una demanda civil en Estados Unidos contra varias empresas que facilitaron el tráfico ilegal de armas hacia el país por ordenes de las agencias estadounidenses en una demanda en la que México acusa daños que podría superar los 10.000 millones de dólares.

EL ESCANDALO SIGUE

La operación Rapido y Furioso va a seguir dando sorpresas por mucho tiempo, este desastre, ocasiono miles de muertes en nuestro país, esas armas se usaron contra civiles inocentes tambien en secuestros, extorciones, asesinatos, cobros de piso y guerras entre bandas rivales con cientos de victimas en el fuego cruzado.

Y las ultimas investigaciones nos confirman lo que casi todos ya suponiamos, la complicidad de funcionarios policiales y de las esferas mas altas de ambos gobiernos con estas bandas delincuenciales, convirtiendo la violencia en Mexico en un ciclo que se repite una y otra vez. Y que lejos de acabar, amenaza con incrementarse con el pasar de los días.