Skip to main content

“Quien olvida su historia está condenado a repetirla”.

Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana

Poeta y filósofo español

¿Qué pensarías si te dijera qué tu estás pagando desde hace muchos años por el para reponer los ahorros de muchas personas que se robaron los bancos? Pues lamento decirte que, si vives en México, desde 1995 estamos condenados a pagar por un dinero que nunca vimos.

En el video pasado hablamos de como un grupo de 23 familias se enriquecieron con la privatización de empresas estatales mexicanas, pero la cosa no terminó allí, porque a raíz de eso, de concentrar la riqueza de México en manos de unas cuantas familias de “empresarios”, se produjo otro de los robos mas grandes de la historia moderna no solo de México, del mundo conocido como el FOBAPROA.

Pero, ¿qué fue exáctamente el FOBAPROA? ¿Por qué seguimos pagando nosotros por una deuda que era de bancos privados? Y sobre todo, ¿Cómo se desvaneció el dinero de todos los bancos de México mágicamente y en manos de quien termino ese dinero?

En este video te lo voy a decir.

FOBAPROA: EL ROBO PERFECTO

Para tener una visión amplia de lo que fue el FOBAPROA y esa famosa deuda, hagamos historia, todo comenzó en 1982, durante el último año de la administración de José López Portillo en la presidencia de México, cuando para no variar, su gobierno provocó una terrible devaluación del peso frente al dólar pasando de 27 a 70 pesos por dólar.

Y López Portillo decretó entonces la expropiación de los bancos, es decir, las instituciones bancarias pasaron de dueños privados a manos del gobierno e impuso un control de cambio, para que al año siguiente, ya con la economía en recesión, el ahora nuevo presidente, Miguel de la Madrid, creara el Fideicomiso de Cobertura de Riesgo Cambiario (Ficorca), al mismo tiempo que pedia un préstamo extranjero para intentar aliviar la crisis y refinanciar la enorme deuda externa que era de $100 mil 384 millones de dólares.

Pero cuando parecía que las cosas no podían ir peor, llego el famoso ex presidente Carlos Salinas de Gortari al poder, y apenas se sentó en la silla comenzó a privatizar todas las empresas de México a precios de remate, como Aeroméxico, Fundidora de Monterrey e incluso Telmex de los que hablamos ya en el anterior video, de nuevo es importante repetir, porque muchos han opinado en los comentarios que todo lo que el gobierno toca lo arruina, pero el problema central aquí no fue la privatización de empresas del gobierno, sino el proceso plagado de corrupción por el que se orquesto el segundo robo mas grande de México, el primero fue el robo de mas de la mitad del territorio a manos de Estados Unidos, el segundo fue la privatización de empresas a manos de 23 familias y el tercero talvez es este, el FOBAPROA.

Claro que la manera en la que se pintaba el proceso de privatizaciones era paradisiaco, Pedro Aspe, que ejerció como Secretario de Hacienda en el sexenio de Salinas, dijo que a través de la privatización y la reducción de deuda “el Gobierno podía tener menos competencia en los mercados y entonces habría más recursos para el sector privado por un lado, y por el otro podía el Gobierno tener más recursos para el gasto social”, en teoría sonaba como un sueño hecho realidad no? ¿Pero qué paso en realidad?

Bueno, como siempre en el discurso sonaba perfecto, pero la realidad es que muchas empresas fueron prácticamente regaladas a grupos particulares que tenían relación con el Gobierno, a través de mecanismos de corrupción que malbarataron los bienes de México para regalárselos a los amigos mas cercanos, ya hablamos de esto, pero si no viste el anterior video, por el momento te recuerdo que mientras la tasa de crecimiento de nuevos millonarios en México ascendía a 85% convirtiendo a 23 familias en súper millonarias, millones de mexicanos se hundían en la pobreza extrema perdiendo sus empleos, su casas, sus negocios y eso derivó en la crisis financiera más aguda de la historia moderna del país, en 1994, conocida como: Error de Diciembre.

EL ERROR DE DICIEMBRE QUE NO FUE UN ERROR!

¿Error? Espera por error tiras un vaso de agua, por error tropiezas, pero por error ¿Conviertes a tus 23 amigos mas cercanos en súper ricos mientras hundes a todo un país en la miseria? No, no fue ningún error, es indignante tan solo imaginar que la respuesta del Gobierno frente a una crisis tan terrible, fuera decir, hay perdón, me equivoque en diciembre. Fue un error, el error de diciembre.

Así que veamos que fue lo que paso realmente, en 1990 Carlos Salinas comenzó a privatizar la banca, vendiendo o malbaratando a 18 de los bancos mas grandes de Mexico en diversas subastas por un valor total de 39 mil millones de pesos. Este dinero iba a parar supuestamente a un fondo de contingencia para reducir la deuda, pero es aquí cuando comenzó a orquestarse el tercer robo mas grande del país, que para ponértelo en palabras claras, es como si los nuevos banqueros de México le hubieran comprado esos bancos a Salinas con cheques sin fondos, ese dinero nunca existió, porque dicho capital realmente era inexistente y es que estos “empresarios” que le compraron los bancos al gobierno, en realidad no tenían el dinero para hacerlo, simularon darse préstamos entre sí para comprar los bancos a México, pero le hicieron el favor de guardarle ese dinero al gobierno, te pongo este ejemplo, es como si yo te digo que te compro tu casa en un millón de pesos, pero yo te guardo el dinero para cuando lo ocupes. En realidad tu nunca viste el dinero, ni si quiera sabes si de verdad lo tengo y a cambio me entregaste tu casa, ya se, debes estar pensando que nadie podría ser tan tonto para hacer un trato así, bueno… No, de tontos no tenían un pelo y si a esto le añadimos el estallido del Boom Crediticio, donde los bancos le daban préstamos al consumo a casi cualquiera, con tasas de interés que se fueron a las nubes y una deuda externa tremenda, se estaba formando la tormenta perfecta.

Y mientras todo eso pasaba, el gobierno de México anunciaba la creación del Fondo Bancario de Protección al Ahorro también conocido como FOBAPROA, que era, en palabras del propio gobierno, un mecanismo seguro para que los ahorradores no perdieran su dinero en caso de que los bancos se quedaran sin liquidez, es decir, quebraran.  Pero por que suponía el gobierno que eso iba a pasar y por qué no obligaba a los bancos a contratar aseguranzas internacionales bancarias de privados, así si algo malo pasaba con un banco, el gobierno no seria el responsable sino el propio banco y el riesgo lo asumiría otro banco internacional, es muy fácil deducirlo, porque cuando tu vas a pedir un préstamo a cualquier lugar lo primero que te piden son comprobantes de tus ingresos y cuando a los nuevos bancos privatizados de México les exigieran sus comprobantes fondos, simplemente se darían cuenta que no había,  no tenían fondos, no solo no tenían fondos, sino que iban a usar tu dinero que tenias ahorrado también para otorgar prestamos bancarios enormes a sus amigos para simular esos prestamos.

Y había un problema más, en aquel momento, el tipo de cambio de México se basaba en una banda cambiaria, esto quiere decir que el Banco de México (Banxico) enmarcaba el valor del peso frente al dolar en un rango llamado “libre flotación”, y uno de los factores que determinaba esto era el flujo de capital extranjero y cuando desde el extranjero comenzaron a sospechar lo que ocurría con los bancos y las finanzas de México, los dólares dejaron de llegar al país y esto por supuesto que afectó a los falsos nuevos bancos de papel que se habían privatizado, pero a pesar de que el gobierno lo sabia, esos banca siguieron operando y otorgando mas prestamos con el dinero de los ahorros que los mexicanos tenían en sus cuentas bancarias, bajo la promesa de que cuando el problema explotara, los bancos no tendrían la culpa,todo tendría que ser pagado por el FOBAPROA.

Por supuesto que el gobierno del entonces presidente Carlos Salinas sabía lo que sucedía y aunque recibió muchos consejos y advertencias sobre el desajuste del valor real del peso, Salinas se negó a ajustar el tipo de cambio del peso mexicano por que eso le afectaría en las próximas elecciones de su sucesor Ernesto Zedillo, después del asesinato del candidato de su mismo partido, Luis Donaldo Colosio.

Y una vez que se aseguro de que su colaborador Ernesto Zedillo se sentara en la silla presidencial en diciembre de 1994, se anunció que el tipo de cambio ya no estaría definido dentro de una banda, sino por su valor real de la oferta y demanda internacional y esa fue como una gran advertencia para que todos los nuevos ricos de México cuidaran sus grandes fortunas cambiando sus pesos mexicanos por dólares estadounidenses y se protegieran de la inevitable devaluación que venia para México, marcando aún más la fuga de capital.

FOBAPROA, LA DEUDA QUE PAGA EL PUEBLO

Finalmente paso lo inevitable, Ernesto Zedillo fue el encargado de activar el FOBAPROA en 1995, pero el robo y la deuda bancaria de los nuevos bancos privatizados, era tan grande que ni todo el fondo del FOBAPROA alcanzó para reponer el dinero, de un dia para otro, todo se había esfumado, el dinero de las pensiones, los ahorros de toda una vida, que se supone que tenias guardado en el banco, no había nada, ni un centavo todo había desaparecido mágicamente y el gobierno de Ernesto Zedillo emitió bonos de deuda publica para comprar la “cartera vencida” es decir para reponer el dinero que se había esfumado, por un total de 552 mil 300 millones de pesos, esa cantidad fue cinco veces mayor que la que obtuvo el gobierno por privatizar los bancos apenas unos años antes. Que terrible negocio para México y que negocio tan maravilloso para todos esos bancos.

Y para que la gente no se indignara tanto, a este programa de endeudamiento, para reponer el dinero que desaparecieron los nuevos banqueros de México, se le llamo, programa de rescate bancario y con este programa fraguaron otro robo aun peor,  todos los bancos, accionistas y deudores que si podían pagar sus deudas no lo hicieron, y en cambio, le pasaron su deuda al gobierno, es decir, al FOBAPROA, pero lo cierto es que la propia deuda se pagó en mayor medida del dinero de los contribuyentes, ¿sabes qué quiere decir esto?

Que básicamente tus impuestos en México son los que pagan ese desastre. El gobierno terminó aprobando la compra de basura financiera para salvar a unos cuantos y que sus deudas las pagáramos entre todos. Por eso no fue ninguna sorpresa que 14 de los 18 bancos que se beneficiaron con el tercer robo mas grande de México conocido como FOBAPROA terminaran quebrando. Pero aun hay cuatro de esos bancos “rescatados” por el FOBAPROA que sobreviven, ¿Quieres saber cuales son estos maravillosos bancos? Pues son Bancomer, Banamex, Bital y Banorte.

Y por supuesto hay una versión oficial de esta historia que es muy diferente, la de los economistas y expertos financieros que aseguran que si no se activaba esta solución, la crisis del ’94 hubiese sido mucho más grave, sosteniendo además que al representar un tamaño de 11% total de toda la economía mexicana, esta tuvo que convertirse en una deuda pública en una propuesta aprobada por la  Cámara de Diputados en 1998, con 326 votos a favor y 158 en contra, trayendo como consecuencia el aumento de impuestos y servicios públicos.

A pesar de que la deuda es manejada por el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) desde 1998, lo que permite que se abone capital a través de la recuperación de activos y aportaciones del nuevo sistema bancario (unos 18 mil millones de pesos anuales), en su momento se dieron olas de protestas de muchos mexicanos indignados por estos aumentos grotescos y una terrible crisis por la que salían a las calles a marchar al grito de freases como “¡el IVA nos quita la comida!” y “ROBAproa”.

CASOS DE FRAUDE FISCAL: LOS IMPLICADOS

Y así es como la avaricia de unos cuantos ha sido pagada por todos. Banqueros, accionistas y deudores preferían dejar su deuda en manos del Fondo, a tal punto de simular préstamos falsos para acceder a millones de dólares del FOBAPROA simulando que eran rescates bancarios cuando en realidad no existian.

Entre los casos más destacados están Carlos Cabal Peniche, propietario de Banca Cremi y Banco Unión; Jorge Lankenau (fallecido en 2012), Girector General de Banca Confía; y Ángel Rodríguez alias “El Divino”, propietario de Banpaís.

¿Te preguntas que fue de todos estos caballeros que simularon millones de dolares en deuda para recibir dinero gratis del programa de rescate bancario? Bueno esta historia tiene un final feliz, pero para ellos, por ejemplo Cabal Peniche que desvió fondos por 700 millones de pesos desde los bancos a compañías de su propiedad, es actualmente inversionista de la aerolínea Interjet y accionista del Sistema Radiópolis.

En el caso de Jorge Lankenau, realizó varios desvíos a paraísos fiscales, defraudando a unos 230 inversionistas por un total de 170 millones de pesos en préstamos o auto préstamos. Y en cuanto a Ángel Rodríguez, además de sumar deudas al erario público por 440 millones de dólares, se emitió auto préstamos por un total de 800 millones provenientes de los créditos repartidos por el Fondo.

Y aunque estos tres empresarios fueron encarcelados en su momento, no estuvieron demasiado tiempo tras las rejas y actualmente disfrutan de su fortuna.

Recientemente, a finales de 2021 el expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Costanzo, expuso en Twitter documentos detallando todas las empresas investigadas por la Dirección de Activos Corporativos del FOBAPROA, como una extensión del Programa de Capitalización y Compra de Cartera. Este programa es básicamente la vía por la cual los bancos transfirieron sus derechos de cobro al Fondo, que emitió pagarés a 10 años de plazo en favor de ellos.

LISTA COMPLETA EN SIGUIENTES LINKS

https://twitter.com/mario_dico50/status/1470092592792715264

https://twitter.com/mario_dico50/status/1470092732475523073

https://twitter.com/mario_dico50/status/1470092926596579328

https://twitter.com/mario_dico50/status/1470093312359124997

CUANTO SE DEBE AUN DEL FOBAPROA

Y a todo esto, ¿Cuánto se ha pagado y cuánto nos queda aun por pagar de este hermoso sueño llamado FOBAPROA?

Aunque solo podemos guiarmos por estimaciones de expertos e informes de la Auditoría Superior de la Federación, se dice que para 2021 ya se habían pagado cerca de 2 billones de pesos, pero ajustándonos a la inflación actual, aún debemos aproximadamente 890 mil millones de pesos, que para dimensionar mejor el tamaño de la deuda que aun queda, es tres veces mas grande que el gasto en Educación Pública que se hizo en México durante 2019.

Pero esa es solo una parte de la deuda, según datos oficiales, para 2021 los requerimientos del programa de apoyo a deudores y los pasivos de la IPAB sumaron un billón 21 mil 471 millones de pesos.

Y para este año, gracias a los vencimientos de la deuda, México tiene que seguir abonando 38 mil 683 millones de pesos más para los intereses y comisiones de ese programa de “rescate bancario” del FOBAPROA. Para que te lo imagines mejor: con esa cantidad de dinero, se podría invertir seis veces mas de lo que actualmente se destina en Salud pública.

Y ahora que ya lo sabes, dime en los comentarios ¿crees que el FOBAPROA fue la mejor solución a la crisis? ¿Y qué debería hacer el Gobierno para salir de la deuda cuánto antes y como podríamos asegurarnos de que esto no ocurra de nuevo?